The Harvest by Morillas
ENG

Viajar

VIAJES, RELATOS Y DESTINOS

Gonzalo Gimeno

El espíritu de viajar

A Gonzalo Gimeno le vino la inspiración para crear la agencia de viajes personalizados Elefant Travel tras sufrir un accidente en medio de Damaraland, Namibia. Con su camioneta dañada, quedó varado entre una manada de elefantes que estaban apaciblemente tranquilos. Fue entonces cuando se le encendió la bombilla, y la situación se convirtió en un catalizador para su nuevo propósito: ayudar a la gente a crear los viajes de sus sueños. Con oficinas en Madrid, Barcelona y Bogotá, y con un equipo de expertos diseñadores de viajes, Elefant Travel se especializa en ofrecer experiencias personalizadas adaptadas a los intereses específicos de cada cliente. Gonzalo y su equipo viajan durante más de 280 días al año y tienen un profundo conocimiento de más de 80 destinos. Esta es la base para luego poder crear experiencias irrepetibles para personas dispuestas a pagar un poco más de dinero. Un extra que asegura viajes únicos llenos de momentos inolvidables. Nick Rice se reúne con Gonzalo para discutir cómo está cambiando la forma de viajar en la actualidad.

Elefant Travel ofrece viajes de ensueño, ¿qué es lo que hace que un viaje de lujo diseñado a medida sea inolvidable?

La forma en que trabajamos es diferente.... para hacer que un viaje de lujo sea inolvidable, el reto es reunir la mayor cantidad de información posible sobre el cliente. Es por eso que vamos a las casas de la gente, ya que cuando estás sentado en la sala de estar de alguien, no le estás vendiendo nada, simplemente estamos ahí para escuchar. El estilo de vida de la familia será lo que determinará la clase y el tipo de viaje, incluso antes de que hablemos de un destino específico o de una época del año en la que viajar. Los elementos esenciales para que un viaje de lujo sea inolvidable, se pueden dividir en tres fases. La primera se da antes del viaje, la llamamos la promesa. Es la promesa al cliente, ya que estamos generando una expectativa, y se basa en conversaciones previas que hemos tenido con ellos en lo referente al interés, el destino y cómo piensan viajar, como familia, como pareja o si es una ocasión especial. Se trata de determinar toda la información para dar forma al sueño, de modo que podamos hacer que se cumpla. Es esencialmente una visualización de la experiencia que van a vivir.


En segundo lugar está la ejecución, que es cuando realmente viajas, y se basa en experiencias creativas. Nuestro trabajo es hacer que tu experiencia sea única e inolvidable. Para ello, sacamos a las personas de su zona de confort. ¿Por qué? porque cuando la gente sale de su zona de confort, normalmente procesan la información de forma emocional, en lugar de sobre una base racional. Si nunca has estado respirando bajo el agua, buceando, entonces va a ser un momento muy especial... probablemente recordarás la experiencia mucho más de lo que te imaginas. Por lo tanto, esas experiencias son clave y nos llevan a la tercera fase: los recuerdos.

Esta es una parte esencial del viaje, son las cosas que nunca olvidarás. Por ponerte un ejemplo, tenemos un cliente que ha estado viajando con nosotros durante los últimos 10 años, así que podemos anticipar lo que le gusta y sus expectativas, y también intentamos añadir un pequeño elemento de sorpresa. En este viaje en particular, quería ir a Jordania. Cabe destacar que es el dueño de una compañía de helicópteros, así que siempre tratamos de incluir una experiencia con dichos vehículos en sus viajes. Así que, contratamos un helicóptero perteneciente al Rey de Jordania, el piloto era el mismo que tiene el Rey, y él voló hacia el desierto de Wadi Rum. Una vez que aterrizaron teníamos preparados cuatro quads que estaban esperándolos. Más tarde, cuando llegaron a un lugar específico, habíamos cogido un piano de cola blanco y, con una grúa, lo colocamos en las rocas y construimos una barra con botellas de champán a su alrededor... así que fue una experiencia única para esta persona. En términos de lo que hace que un viaje de lujo a medida sea inolvidable, creo que es la capacidad de hacer que, para ese individuo, esa experiencia sea lo más personal y hecha a medida posible, para crear un recuerdo que sea eterno.

A medida que nuestra comprensión y experiencia del "lujo" evoluciona, avanzando hacia el valorar las experiencias por encima de los objetos, la industria del turismo también se ha beneficiado de ello. ¿Cuáles son algunos de los factores esenciales para el éxito?

En efecto, el lujo está evolucionando y está pasando de lo físico a lo emocional. Es básicamente una evolución que ha pasado de una mentalidad más orientada a los costes, a una mentalidad basada en los valores, en la que se aprecian las experiencias. Entonces, ¿estás pagando 1000 dólares por un billete de avión o estás pagando 1000 dólares para ser el único ser humano en medio del desierto? Estamos pasando de las decisiones basadas en los costes a las basadas en el valor. El reto que tenemos en la industria del turismo es pasar de lo experiencial a la autenticidad. No te venderé algo que sea superficial. Lo pondré en contexto, y me aseguraré de que la razón por la que es auténtico, es porque ha sido diseñado basándose en ti, no en la destinación, y eso es un gran cambio en el enfoque.

En términos generales, el mayor reto de la industria es poner al cliente en el punto central de todo. Cuando hablas de viajes, les preguntas a tus amigos donde han estado este verano y te dicen, por ejemplo: "he estado en un safari en Kenia". ¿Por qué el destino sigue siendo tan importante? Si realmente nos interesan las experiencias, entonces el destino es lo último a tener en cuenta, no es el lugar adonde vas, sino cómo vas, y lo que haces dondequiera que vayas. El lugar de destino es tan solo una colección de sellos en un pasaporte.

¿Cómo crees que el aumento de la popularidad de los viajes a nivel global está ayudando a unir a personas y culturas?

Viajar ayuda a abrir la mente... a estar expuesto a diferentes realidades y culturas. Pero viajar sin la pertinente educación no tiene mucho sentido. En la actualidad vemos que se da una suerte "ir a la caza de la mejor foto". Mucha gente va a sitios sin tener realmente un interés en el lugar y en lo que está pasando en el país. Creo en los mercados occidentales ya estamos buscando autenticidad en los viajes. Pero, ¿es el viaje una cosa positiva para unir a la gente? Rotundamente sí, creo que es el elemento impulsador número uno. En nuestro caso, como asesores de viajes de lujo, encontramos a tu guía, una persona local que viajará contigo, y esa persona es la llave que te abrirá la puerta a la cultura local y te ayudará a verla, a entenderla mejor y a profundizar en ella.

“Viajar sin la pertinente educación no tiene mucho sentido.”

El crecimiento de la industria turística plantea desafíos cruciales en relación con las emisiones de carbono y el cambio climático. ¿Cómo podemos conciliar esta mejora cultural con el daño medioambiental?

Es la ley de la oferta y la demanda. Existe una demanda cada vez mayor de viajes, especialmente en mercados emergentes como China e India. Vamos a ver a mucha gente perteneciente a esos mercados viajando internacionalmente a los destinos que se han ido creando en los mercados occidentales a lo largo de los años. Creo que el principal desafío es la educación y la regulación, que no es fácil debido a que es necesario hacerlo país por país. Por ejemplo, si viajas a Europa, estarás en un continente muy regulado. Mientras que en los países en vías de desarrollo, la legislación todavía tiene un largo camino por recorrer. Pero las zonas en desarrollo tienen la oportunidad de desarrollar nuevas legislaciones que no existen en otros lugares. Al igual que sucede en las Maldivas con el control del plástico.... en la industria hotelera se está llevando a cabo un gran debate sobre el control del plástico, lo que hace que haya muchos hoteles que prohíben dicho material. La gestión de la energía también es un tema candente, si en la actualidad viajas por África, la mayoría de los campamentos y safaris ya funcionan con sistemas de energía solar. Recientemente vi el primer safari con vehículos 4x4 que son totalmente eléctricos. Así que las cosas están cambiando y esta tendencia no va a parar.

Hoy en día, ¿qué se espera de las experiencias de viaje de lujo hechas a medida?

En realidad serían tres cosas, la primera es que sea única, la número dos es la autenticidad... ya que no quieres tener la sensación de que es un producto, sino que emane la naturalidad allá donde vayas y que experimentes la forma en la que vive la gente... y la tercera es que sea remota. Se trata de tener experiencias auténticas y explorar, ponerse las botas y sudar, pero por la noche darse una ducha caliente, beber un gin tonic y disfrutar de una gran comida. Y ser capaz de tomar fotos únicas para las Redes Sociales. Eso es cada vez más importante, el poder contar una historia.

Hace una década, los smartphones e Instagram no existían. Los viajeros buscaban ofertas especiales a través de agencias de viajes y en revistas. Ahora, con la aparición de aplicaciones de aerolíneas y hoteles, todo ha cambiado. ¿Cómo ha mejorado la tecnología la experiencia de viajar, y qué problemas ha creado?

Vivimos en la era de información, por lo que es muy fácil conectarse a Internet, reservar unos billetes de avión, un alojamiento y finalmente ir al sitio. Eso nos ha convertido a todos un poco en agentes de viajes. Con un poco de inspiración proveniente de Instagram y de blogs de viajes, ya decides ir a un sitio. Llegas a Bali, ves el complejo de columpios, subes a un tuk tuk, haces fotos y regresas. Para la industria de los mochileros, la tecnología es una herramienta muy útil para poder ofrecer viajes a un precio muy razonable. El problema es la "masificación" del turismo.

¿Se ha vuelto más importante el viaje a un destino a medida que los consumidores valoran cada vez más las experiencias?

No, yo diría que es justo al revés, el viaje a un destino es cada vez menos importante. La experiencia es el destino, no se trata de a donde vas, sino lo que haces. La mayoría de la gente está comenzando a pasar de interesarse por viajes basados en el destino a viajes basados en las experiencias. El lugar en sí mismo se está volviendo algo menos importante, a no ser que sea un lugar icónico... como la Antártida. Pero la gente viene y nos dice: "quiero tener una experiencia en el desierto, ¿debo ir a Namibia, al Gobi o a Atacama?" La experiencia se está convirtiendo en el destino y esa es nuestra área de especialización. Somos expertos en diseñar viajes, no en vender packs turísticos a destinos concretos.

“La experiencia es el destino, no se trata de a donde vas, sino lo que haces.”

¿Qué espera la gente de la experiencia de ir del punto A al punto B?  

Servicio, confort, elementos sorpresa y que no haya ningún problema.

El concepto de lujo depende de la cultura de la persona que lo define. En tu vida y en tus viajes, ¿encuentras diferencias en su significado?

Creo que el lujo es como la comida y el vino, ya que acabas desarrollando un gusto por éstos. Hay que aprender, hay que dejarlo madurar, hay que saber apreciar los diferentes niveles y profundidades del lujo, desde las cosas obvias hasta las más simples y sutiles. Cada persona tiene un gusto diferente por el lujo, pero en última instancia, cuanto más viajas... es como volver al símil del vino, cuanto más bebes, más aprendes a apreciar las sutilezas. En ese sentido, los viajes de lujo son muy similares.

¿Cuál es el lujo de viajar que debe estar siempre presente cuando viajas?

Diría que un "asesor 24 horas". Un solucionador de problemas disponible las 24 horas del día para tu propia tranquilidad. Nunca lo necesitas, hasta que lo haces.

¿Cuáles son los retos a los que la creciente industria de los viajes y la hostelería se deberá enfrentar?

El primero es la "masificación" y el impacto que ésta tiene, y se puede añadir el reto que supone la expansión de Airbnb en la mayoría de las ciudades europeas y cómo está cambiando dichas zonas. Luego está la gestión de los residuos y el equilibrio medioambiental. Todos tenemos conocimiento acerca del uso del plástico, pero también está la protección del medio ambiente y de la vida silvestre, y temas como el impacto negativo de los cruceros... están todos muy presentes.

“La preservación cultural debe ser protegida involucrando a las comunidades locales. ”


Lo que la mayoría de la gente no está abordando es la preservación de la cultura. Vivimos en un mundo en el que tendemos a vestir igual, hablar igual, compartir el mismo tipo de fotos, tomar café de Starbucks y comprar nuestra ropa en Zara. Si dejamos que eso suceda, el objetivo del viaje - estar expuestos a la diversidad cultural, a diferentes formas de comer, vestirse, pensar - se está perdiendo, a un ritmo muy lento, pero al igual que el cambio climático, estamos viviendo no un cambio cultural global, sino más bien una unificación. Lo que me parece triste, ya que va en contra de la esencia de viajar. La preservación cultural debe ser protegida involucrando a las comunidades locales en cualquier proyecto turístico. Ya sea un pequeño campamento en medio de la selva o un gran hotel en una ciudad europea. Y eso solo puede lograrse mediante regulaciones.

Todas las fotografías cedidas por Elefant Travel